Angelika Schrobosdorff. Periférica & Errata naturae. Novela

¿Qué mujer puede resistirse a ese título? El sexo y las relaciones entre ambos son un tema apasionante tanto para hombres como para mujeres. Es como hablar de comida mientras comes, sabes que es una redundancia pero no puedes evitarlo. Te gusta y te interesa profundizar aún más en el tema. Hay miles de versiones de la misma receta, y lo que a uno espanta, enamora al otro.

Además la supervivencia de la especie depende de nuestras relaciones y eso nos convierte en adictos al otro por naturaleza.

Así que, aunque yo ya he leído en la adolescencia multitud de libros de este tipo, que han cubierto junto a mis propias relaciones personales cualquier duda, curiosidad o inquietud que pudiera tener al respecto, no me he podido resistir a leer esta novela. Al principio pensaba que sería como pasar una tarde con amigas.

Soy de las que va a la librería y pregunta al librero, en este caso librera. Su recomendación me dejó un poco fuera de juego. Me indicó que era como ver las películas alemanas de después de comer. Eso no me parecía muy alentador, ya que aunque son muy agradables y plantean interesantes disyuntivas familiares con buenos resultados normalmente, resultan poco estimulantes.

Como en ese momento no tenía nada mejor que leer, decidí llevármelo.

Los primeros capítulos me llenaron de indignación ¡¿como había podido comprar un libro asi?! No era más que una novelita rosa sobre los amores de una adolescente, parecía casi de Corin Tellado.

Sin embargo, poco a poco, según avanzaba en la lectura, me dí cuenta de que parece más bien, un estudio sobre las diferentes relaciones que puede establecer una mujer y los diferentes motivos por los que las empieza.

Aunque es cierto que se centra en una época lejana al feminismo, después de la segunda guerra mundial, mi corazoncito luchador de feminista se enfureció. Pero luego pensé que quizá en esa época las mujeres eran víctimas de una educación machista que tampoco les dejaba mucho margen.

Finalmente el libro se deja leer, ya que al fín y al cabo, es una novela en la que no paran de pasar cosas y no está mal escrito. Los personajes están bien estudiados, y en algunos momentos me recuerda a la novela de Vargas Llosa «Travesuras de la niña mala», que me horrorizó y aburrió a partes iguales.

No voy a hacer spoiler, pero el final es no apto para feministas.

¿Lo recomendaría? No se que deciros, por un lado es un tema que me irrita, pero por otro se puede leer como un estudio de un carácter y comportamiento femenino determinado por la época y las circunstancias. Yo lo he leído un poco como el que va al zoo, a ver cosas curiosas, otras formas de vida animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.